Información

Preadolescentes contra gases lacrimógenos: protesta por la educación en Chile

Preadolescentes contra gases lacrimógenos: protesta por la educación en Chile

Protesta pacífica y conmoción violenta en Santiago como un día de paro educativo se apodera de la ciudad. Más de 150.000 personas participaron en la marcha en Santiago.

LUIS, un hombre de unos 30 años, o quizás de unos 40, es dueño de un taller de reparación de automóviles en la calle 10 de Julio, centro de Santiago. La marcha de hoy por la educación pasó justo afuera de su puerta, y en lugar de esconderse adentro, abrir solo un pequeño ojo de cerradura para hablar con la gente o abordar su lugar, se quedó con la cortina de metal levantada. Es más, tenía la manguera puesta y había una fila ordenada de unos 15 manifestantes adolescentes que se turnaban para beber de ella.

"¿Esta es tu tienda?" Yo pregunté.

"Sí, lo es", dijo.

"¿Y por qué tienes la manguera puesta?"

“Hoy va a hacer 24 grados. Necesitan agua ".

Cuando le pregunté por qué había quitado la manguera, Luis dijo: "Hoy van a subir a 24, necesitan agua".

Manifestantes bebiendo de una manguera en una tienda de repuestos de automóviles el 10 de julio.

Tiene razón, hace un calor inusualmente caluroso para esta época del año (75F, y estamos en pleno invierno), y mientras dábamos la vuelta al Parque O'Higgins, un grupo de niños se fue a correr por el agua de la fuente que está en la esquina. para refrescarse. Es fácil olvidar, si mira las noticias, llenas de imágenes de vándalos encapuchados con el rostro cubierto, arrojando piedras y prendiendo fuego, que las protestas son en su mayoría pacíficas y en gran parte pobladas por niños. Las protestas de hoy son parte de una serie de eventos que buscan la reforma educativa en Chile, y luego de los intentos reprimidos del jueves pasado de una marcha no permitida, esta es legal. Y muy concurrida.

Mientras comenzaba la marcha frente a la Universidad de Santiago, Chile (USACH)

La marcha comenzó hoy pasando por la Estación Central, frente a la USACH, o la Universidad de Santiago, Chile. Era la serie habitual de manifestantes hábiles, con estudiantes que protestaban en serio, aunque algunos de sus cánticos insultan al presidente Sebastián Piñera en términos inequívocos, utilizando un insulto común sobre los genitales de su madre. También hay otros cánticos, como "Piñera, entiende, la educación chilena no se vende, se defiende ((Presidente) Piñera, entienda, la educación no se vende, ¡la defendemos!) Y otro favorito de la multitud ”y va a caer, y va a caer, la educación de Pinochet”(Y caerá, y caerá, la educación (creada por) Pinochet).

La marcha de hoy tuvo lugar en "Santiago Centro" pero en una parte que se encuentra al suroeste de lo que se considera centro de la ciudad. Fue por la Alameda, y luego hacia el sur por la Avenida España, donde se encuentran muchas universidades, cerca de uno de los dos grandes parques urbanos (donde los niños saltaron a la fuente), y más allá de las tiendas de repuestos de automóviles (como la de Luis, con la manguera). Llevaban pancartas que proclamaban "queremos educación, no represión", habían construido un megáfono simulado gigante con papel y tubos de pvc que decían "¿nos escucharán?". en el costado, e incluso me encontré con un tipo que tenía una ametralladora hecha de globos verdes, del tipo que normalmente un payaso tuerce en forma de perro. Felipe, que portaba el arma, me dijo que él y todos sus amigos del departamento de Geología de la Universidad de Chile habían descubierto cómo hacer que lo vieran en YouTube. Es una broma, dijo. Están los policías, todos serios y uniformados, y tenemos armas fingidas apuntándoles.

Felipe muestra su ametralladora globo, que hizo a partir de instrucciones que encontró en YouTube.

Después de marchar un par de kilómetros, todos llegamos al final planeado de la marcha, en el Parque Almagro, donde se producían cánticos pacíficos y murmuraciones, y hablé con un grupo de padres que habían traído a sus hijos, incluida Susana, cuyo hijo de 9 años había insistido en llevar un eslogan. Ellos eligen "soy un inutil subersivo, ”(Sic), que luce en la foto de abajo. La traducción es, “Soy un subversivo inútil”, extraída de un discurso que pronunció recientemente el senador Carlos Larraín en el que dijo “no vamos a dejar que un puñado de subversivos inútiles nos fuerce” (refiriéndose a las protestas educativas). . Les dejé mi tarjeta después de tomarle la foto, eligiendo la que tenía una foto de graffiti que decía “el capitalismo es la muerte” en la otra cara, porque sabía que al chico le gustaría.

Salí del parque alrededor de la 1 de la tarde, después de que una familia viviera en un citar (un callejón estrecho de casas enfrentadas) llenó mi botella de agua del fregadero de la cocina. Un chisme de baja tecnología me alertó (lo escuché), que Paseo Bulnes (una calle cercana) estaba en llamas. Y fue. Es una calle peatonal, y en Eleuterio Ramirez, algunos "encapuchados”(Manifestantes encapuchados, sus rostros están ocultos) había encendido una hoguera con los escombros de la construcción y derribado los carteles de las calles. Se estaba produciendo una pelea entre la policía antidisturbios (gases lacrimógenos y cañones de agua) y los encapuchados (rocas). Las rocas iban en una dirección y las latas de gas zumbaban en la siguiente. Aquí es donde descubrí que incluso con un respirador y protección para los ojos, no desea estar tan cerca del proyectil (bote de gas), que pueda verlo chispear, escucharlo tintinear sordamente contra el suelo o sentir su calor. . Guié mi bicicleta a un lugar apartado, donde me quité todo el equipo de protección, escupí y me soné la nariz. Después de que cesó el fuego, me doblé hacia atrás para ver si la multitud todavía estaba allí, y lo estaba, aunque definitivamente estaban en movimiento.

Personas que huyen de los gases lacrimógenos (arqueándose) en el Paseo Bulnes de Santiago.

Viendo la pelea, había una chica joven, tal vez quince, con una sudadera azul marino con capucha y una camisa a cuadros debajo. Llevaba un corte de pelo asimétrico, en parte cortado al pelo y en parte largo, apoyado contra una pared. Ella estaba frotando la parte del corte de pelo y le pregunté qué había sucedido. "Una piedra cayó sobre mí", dijo (la implicación no es que se la arrojaran, sino que la golpearon por accidente). ¿Por qué no te vas de aquí ?, le pregunté. Y se frotó la cabeza un poco más y se encogió de hombros.

Aunque las protestas fueron en gran parte pacíficas, las imágenes de los noticieros locales muestran rocas, gases lacrimógenos y violencia. Y los estudiantes saben que este será el caso. Al pasar por una de las estaciones de televisión (Canal 13) filmando desde lo alto de la valla que rodea Club Hípico (una pista de carreras), corearon "Prensa, burguesa, no nos interesa”(No nos importa la prensa burguesa).

Pero, ¿qué pasa con la prensa independiente? Radio BioBio, una estación de radio independiente, informó que al menos uno de los encapuchados en la ciudad portuaria de Valparaíso, (donde también hay protestas), había corrido hasta un portón que rodea el edificio del Congreso, y la policía le había dejado entrar, lo que generó acusaciones (no es la primera vez) de que policías infiltrados son entre la encapuchados, incrustado en ellos para incitar a la violencia y hacer quedar mal a los manifestantes. Un video de YouTube (en español) muestra a senadores y otras personas que trabajan en el Congreso explicando lo que vieron y exigiendo una explicación, que no llegó.

Durante el transcurso de las protestas, estaba tomando fotos de una alineación de policías con equipo antidisturbios preparados para mantener la marcha en curso, cruzando la Avenida Matta. Una mujer de mediana edad me gritó. “No les saques fotos a los carabineros, sácales fotos a los delincuentes. " (No tome fotografías de la policía, tome fotografías de los delincuentes). En días como hoy siento que no estoy calificado para hacer esa llamada.

Ver el vídeo: Un corresponsal de RT, afectado por gas lacrimógeno en las protestas en Chile (Septiembre 2020).