Interesante

Tales from the Primal House: salto en bungee sigiloso desde el puente Golden Gate

Tales from the Primal House: salto en bungee sigiloso desde el puente Golden Gate

Quinner, compañero de casa primordial, más tarde en Point North. Otro día en la oficina.

Nota del editor:Lea la parte 1 de la historia aquí.

Jimbo celebra su cumpleaños haciendo puenting desde el puente Golden Gate

15 de diciembre de 1997 - Pesca con mosca para grandes blancos

TAL FLETCHER saltó en la parte trasera de una camioneta con otros doce tipos, todos vestidos con ropa negra, camuflaje y pintura facial.

"Miré a la tripulación", dice. "Jimbo estaba allí, M.C., Miles D., Gambler, Dano, Senior y Quinner, entre otros, y me preguntaba quién diablos iba a estar con ellos".

Era el cumpleaños de Jimbo, así como la noche en que la camiseta de Joe Montana se retiraba en San Francisco. En la estrategia clásica de Primal, la tripulación pensó que la mayor parte de la atención, policías y otros, estaría en Candlestick Park. Fue la noche ideal para hacer puenting desde el puente Golden Gate.

Jugador en Auburn

La camioneta los dejó. Se acercaron al puente en la oscuridad desde el lado de Marin, luego arrojaron una cuerda sobre una viga. Miles Daisher, con una habilidad gimnástica parecida a la de un mono, ascendió por la cuerda y luego colocó una escalera de cuerda debajo del puente para que el resto subiera. Cuando los autos pasaban a 10 pies por encima de sus cabezas, el grupo descendió hacia la estructura inferior del puente, moviéndose hacia el sur hacia San Francisco.

Algunas partes tenían pasarelas para los equipos de mantenimiento, pero para llegar a donde tenían que ir, el grupo tuvo que cruzar varias secciones de vigas en I delgadas sin nada debajo de ellas más que una caída de 70 metros hacia el Océano Pacífico. Se movían lentamente, la mayoría sentados y avanzando poco a poco, excepto Dano, que se paseaba sobre las vigas como si estuviera en una acera.

Para llegar al centro del puente, tuvieron que subir escaleras, deslizarse por postes y, en algunos tramos, trepar mano a mano. En un momento, sus ojos estaban al nivel de los neumáticos. Se asomaron al otro lado de la carretera, agachándose cuando los autos pasaban a 50 mph. En otro lugar encontraron una cámara de video y tuvieron que maniobrar alrededor de ella para no ser vistos.

El grupo logró llegar entre las dos torres, cerca del centro del puente, y se preparó para el salto. Lo llamaron "Pesca con mosca para los grandes blancos", porque el objetivo era saltar lo suficiente para mojarse, una rápida zambullida de cabeza en la bahía antes de ser lanzado hacia el cielo en el bungee.

MC con cuerdas elásticas

Cuando fue su turno de saltar, Tal respiró hondo y se lanzó desde el puente. Hubo varios segundos de viento y velocidad, las luces de San Francisco difuminándose en la oscuridad del agua que se aproximaba. Luego, a dos metros sobre la superficie, se disparó hacia atrás, rebotando varias veces, llegando gradualmente a un descanso, colgando a medio camino entre el puente y el océano.

El grupo bajó una línea estática a través de una polea con un mosquetón en el extremo. Tal se enganchó y el resto de la tripulación tiró de él, caminando hacia atrás en la pasarela al estilo tira y afloja.

Los demás dieron sus saltos, con M.C, que siempre usaba una forma de bala, yendo más profundo, tocando el agua. Después hubo muchos choques de manos, y luego el grupo volvió a celebrar, bebiendo cervezas y viendo videos del salto que varias personas habían disparado a través de cámaras de casco.

“No estaba seguro de si era 'lo último'”, dice Tal. "Pero si no fue así, entonces no sé qué es".

Fotos cortesía de Tal Fletcher.

Ver el vídeo: Weaving the Bridge at Qeswachaka (Septiembre 2020).