Interesante

Una sonrisa de Haití

Una sonrisa de Haití

El obturador parpadea y se cierra por un instante y un momento se inmortaliza en una serie de píxeles y metadatos ... La lente puede ser la herramienta definitiva de desapego, pero hay algunas imágenes que se quedan pegadas a tu alma.

Entrar en la serie de tiendas de campaña que se habían erigido apresuradamente después del terremoto de 2009 en la pista del aeropuerto de Port Au Prince para servir como hospital de campaña de Medishare por primera vez fue una experiencia que quedará grabada para siempre en mi mente y en mi cuerpo. … El aire era una mezcla pegajosa y enfermiza de sudor, miseria y muerte. Hubo muy poco ruido. Las voces apagadas y los ocasionales gemidos de dolor o pena apenas se distinguían por encima del zumbido del generador diésel. El verdadero sufrimiento se hace con mayor frecuencia en silencio.

Me estremecí con la culpa de un intruso al que se le pagaba lo que equivaldría a una pequeña fortuna aquí en Haití para documentar el dolor continuo de un pueblo que sufre durante mucho tiempo. Me dije a mí mismo la mentira fácil y segura de que mis fotografías podrían cambiar algo y procedí a esconderme detrás de la lente y su obturador parpadeante.

Vi a la joven desde el otro lado de la habitación. Una solapa de la tienda se había abierto en un débil intento de dejar entrar algo de luz solar y aire fresco y salir el hedor acre de la miseria y la muerte. Estaba mirando la franja de cielo azul desde su cama con una mirada de nostalgia e inocencia perdida.

Sus ojos tímidos se encontraron con los míos con una honestidad y franqueza que rompieron cualquier barrera del idioma junto con mi desprendimiento periodístico cuidadosamente elaborado. Sonreí y murmuré algunas palabras en un francés quebrado mientras me acercaba. Su nombre era Julienne y le faltaba el brazo izquierdo.

Entre el caos, la destrucción y la muerte, su sonrisa hablaba de coraje, desafío contra adversidades abrumadoras y el poder del espíritu humano. Sigue siendo hasta el día de hoy como una de las cosas más poderosas que he visto ...

1

Julienne mirando afuera

Las tiendas del hospital estaban llenas de pacientes y sus familias. Las trampillas se abrirían para permitir la entrada de un poco de luz y aire durante la tarde. Cuando vi a Julienne por primera vez, estaba iluminada por el sol y miraba la franja de cielo azul que podía ver desde su cama.

2

El anhelo de juliana

¿Qué es más universal que el anhelo de un niño enfermo de estar fuera de la cama del hospital y jugar al sol con sus amigos? En el rostro de Julienne vi tanto anhelo y deseo de estar fuera de este lugar.

3

Los ojos de Julienne

Sus ojos eran tímidos y oscuros. La cultura haitiana es dura con los amputados y el camino por delante de Julienne y su familia está lejos de ser fácil, pero había tanta fuerza en esos ojos ...

4

La sonrisa de Julienne

El poder de una simple sonrisa nunca deja de sorprenderme. Este es uno de mis favoritos de todos los tiempos y un testimonio del poder del espíritu humano.

5

Julienne y su madre

La madre de Julienne describe el viaje de varios días desde su pueblo natal hasta Puerto Príncipe y el hospital Medishare. Cuando llegaron, el brazo roto de Julienne estaba tan infectado que la amputación era la única opción

Ver el vídeo: Daniel Santacruz - Lento - Kizomba Official Video HD (Septiembre 2020).